Tratamiento de la fascitis plantar con ondas de choque

El tratamiento de la fascitis plantar con ondas de choque, conocido como terapia de ondas de choque extracorpóreas (ESWT, por sus siglas en inglés), es una técnica médica no invasiva que se ha vuelto cada vez más popular para aliviar el dolor y promover la curación en personas que sufren de esta afección dolorosa en la planta del pie. La fascitis plantar es una inflamación de la banda gruesa de tejido que conecta el talón con los dedos del pie, y puede causar dolor agudo en el talón y dificultad para caminar.

Evaluación inicial y Preparación de la sesión con ondas de choque:

Antes de comenzar el tratamiento de la fascitis plantar con ondas de choque, un profesional de la salud, como un fisioterapeuta o un médico especializado en medicina deportiva, evaluará la afección del paciente. Esto incluye un examen físico, la revisión de la historia clínica y, posiblemente, pruebas de diagnóstico por imágenes.

El paciente generalmente se tumba boca arriba o se sienta cómodamente en una camilla de tratamiento. En ese momento comenzamos con la aplicación de las ondas de choque en la zona afectada.

Aplicación de las ondas de choque:

Un dispositivo de ondas de choque se coloca sobre la piel en la zona afectada, generalmente en el talón o el arco del pie. El dispositivo emite ondas de choque de alta energía que penetran en los tejidos blandos y el hueso para estimular la curación y reducir la inflamación.

Duración del tratamiento de ondas de choque para la fascitis plantar:

El procedimiento en sí varía dependiendo de la gravedad de la fascitis plantar y del equipo utilizado. De media se aplican durante 30 -40  minutos.

En la mayoría de los casos, se requieren varias sesiones de tratamiento de ondas de choque, generalmente programadas con un intervalo de una semana o más entre cada sesión. Esto permite que el cuerpo se recupere y responda al estímulo de manera efectiva

Sensaciones durante el tratamiento:

Durante el tratamiento de la fascitis plantar con ondas de choque, el paciente puede sentir un ligero hormigueo o una sensación de presión en la zona, pero por lo general no es doloroso. La intensidad de las ondas de choque se ajusta según la tolerancia del paciente.

Post tratamiento de la fascitis plantar con ondas de choque:

Después de cada sesión, el paciente puede experimentar una leve molestia o hinchazón, incluso un ligero dolor que suele desaparecer en poco tiempo.

Se pueden recetar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, así como recomendaciones para el cuidado en el hogar, como aplicar hielo y evitar actividades que puedan agravar la afección.

Es importante tener en cuenta que la terapia de ondas de choque para la fascitis plantar no es una solución instantánea, y la mejoría puede llevar varias semanas o incluso meses. Sin embargo, muchos pacientes encuentran alivio significativo del dolor y una mejora en su calidad de vida después de completar el tratamiento. Como con cualquier procedimiento médico, es fundamental seguir las indicaciones del profesional de la salud y comunicarse con ellos sobre cualquier preocupación o efecto secundario.

 

 

 

× Pide cita por Whatsapp